top of page
Buscar

Adicta a ti

Si colocáramos a diez mujeres, de la misma edad en frente de nosotros, solo podríamos definir algo en común en todas ellas: ser mujer y su edad, no tenemos algo más que comentar que sea común. Cada una es particular y única en sus experiencias, no todas han sido profesionales, casadas, madres, viudas o separadas. Somos únicas y responsables de ese ser que siente, piensa y actúa, por lo tanto, está en nosotros la responsabilidad de crear ese mundo que queremos.


¿Cuántas veces has tomado un tiempo consciente para admirarte? Se la respuesta o las excusas; no lo tengo, o estoy ocupada con mi trabajo(s), casa, esposo, hijos o tratando de emprender algún negocio. ¿Sabes cuando nos tomamos ese tiempo? Cuando dentro de esas realidades de nuestro rol cotidiano, encontramos a otra mujer que admirar porque está haciendo tu sueño, estás mirando el sueño tuyo en el otro y no en el tuyo, el que siempre has sido ser, querer o realizar. Cuánto dura ese lapso de ansiedad y deseo de realización, tan corto como lo viste en un post de social media o un evento que fuiste invitada y te sentiste identificada con la emoción de la experiencia.


Si estás de acuerdo con lo que estás leyendo, estas tomando el primer paso para reconocerte en estas líneas, depende de ti, si lo vuelves otro momento o comienzas a apreciar tu realidad para transformarla. No estoy diciendo que tu realidad está llena de desaciertos, al contrario, has llegado a lograr metas importantes y valiosas, pero aún faltan eso que dijimos “algún día lo seré o lo haré” o aún algo más empezar a apreciar nuestro presente en una forma más consciente y amarnos más, en todo el sentido de la palabra.


¿Cómo podemos darles más valor y vida a nuestras emociones? Empecemos con lo que tenemos a nuestro alrededor, con apreciación, expresar más te quiero, dar y recibir más abrazos, y buenos comentarios, nuestra sonrisa y facciones empezarán a trabajar más y nuestros pensamientos y emociones harán surgir más gratos momentos. Empezarás a escuchar aquello que dejaste enterrar, tu feminidad, tus expresiones de cariño y amor. Empezaras a recuperar emociones que te motivarán a nuevos retos.


Empieza por casa, tus pensamientos y emociones, y contempla la belleza de tu edad. Cada edad tiene su propia belleza, disfrútala. Si tu cuerpo cambio ha sido la marca de tu maternidad o por el estrés de lo que se ha logrado, y es una belleza que tiene valor. Empieza a amarte y ser adicta a ti, a esa vida donde eres la protagonista y escribes la mejor historia.


El pasado es aprendizaje y experiencia, el presente es creación y contemplación y el futuro es la oportunidad de ser la mejor versión de ti y de lo que has creado. - Maura Yacub



17 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page